El motivo de esta breve reseña es acercaros un poco más a la figura poco conocida del tutor/a dentro del complejo mundo editorial.

El tutor/a es la primera linea de batalla de un manuscrito, los primeros ojos a los que se enfrenta una historia o dicho de otra forma las primeras manos expertas que moldean dicha historia.

Han pasado muchas horas de un trabajo satisfactorio pero agotador; hecho casi siempre en soledad; renunciando en muchas ocasiones al tiempo compartido con la familia, pero al fin tu manuscrito está terminado.

Es en este momento donde la figura del tutor/a cobra relevancia, puesto que será la persona que aportará riqueza y objetividad a un relato escrito desde un punto de vista completamente diferente.

¿Qué aporta la figura del tutor/a?

Moldeará el contenido de tu historia, te aconsejará acerca de las características y evolución de los personajes, corregirá fallos dentro de la trama y podrá ofrecer soluciones en temas como: estructura, espacio narrativo, elementos de la narración, conflicto narrativo, etc.

Esta figura está pensada, en definitiva, no solo para enriquecer un manuscrito incipiente, sino que será aquella persona que tutele y aconseje al escritor/a cada vez que lo necesite.

Texto de Rocío López Núnez

Fuente foto: http://www.freepik.com – Designed by Bedneyimages